La amenaza a la objeción de conciencia y el borrado del derecho a la vida

Pablo R. Blanco

Pablo R. Blanco

Miembro de la sección de Málaga.

El posible ataque a la objeción de conciencia a nivel europeo

A raíz de la reciente emisión del programa Salvados en la Sexta el 30 de mayo de este año, se ha llevado al ámbito social el cuestionamiento de la objeción de conciencia, contraponiéndola al supuesto derecho femenino inalienable de abortar. Sería ingenuo pensar que la puesta en cuestión y difusión de un tema tal estuviera ligada al azar o a las disquisiciones morales personales de los directivos de la cadena, y más teniendo en cuenta que, hasta el momento, esta contraposición no se había traducido al terreno social y a la mente colectiva de los españoles.

Pecaríamos de ingenuidad porque estaríamos ignorando la existencia del llamado informe Matic propuesto para votación este mes de junio por los socialdemócratas europeos. En este documento se ataca directamente al derecho a la objeción de conciencia y se pretende instar a todos los Estados miembros a que se prime el acceso al aborto frente a las convicciones religiosas o morales que cada sanitario pueda alegar.

Estos pequeños pasos y afirmaciones que van acercándonos poco a poco hasta el planteamiento de la abolición de la objeción de conciencia nacen a partir de tres hechos:

  • Una ideología relativista en cuanto a la concepción de la vida, cuando no directamente abortista, que colma la mayor parte de grupos y diputados de la UE a derecha y a izquierda. A nivel nacional, Polonia representa una honrosa excepción que resiste por ahora a esta voraz ola ideológica que quiere barrer por completo el derecho a la vida.
  • Una laxitud e imprecisión deliberadas en la normativa europea en cuanto a la objeción de conciencia que deja una puerta entreabierta para que se vayan deslizando este tipo de propuestas y reflexiones. Esta falta de contundencia se expresa en artificios legales que, en la práctica, desembocan en una contradicción entre el derecho a la objeción de conciencia y la barra libre del aborto.
  • La claudicación en la protección del derecho a la vida por parte de los grupos autodenominados conservadores a nivel europeo y nacional. El único grupo parlamentario que no ha albergado ninguna voz favorable al informe Matic es el GCRE (Grupo de Conservadores Europeos y Reformistas, entre los que se encuentra Vox), segundo por la derecha en el Europarlamento.

La vaguedad de la Constitución española sobre la objeción de conciencia

En lo que respecta a la normativa española en cuanto a la objeción de conciencia relativa al código deontológico de la medicina, la Constitución nos presenta el artículo 16 como único recurso al que atenernos:

  1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

De esta forma, la constitucionalidad de la objeción de conciencia en España está plenamente sujeta a una declaración puramente implícita y susceptible de interpretaciones o adiciones alternativas. A pesar de la defensa del derecho a objeción de conciencia por parte del Comité de Bioética, España presenta una laguna legal de amplitud considerable que podría facilitar la imposición general de esta faceta de la cultura de la muerte y la anulación de disidencia moral de manera determinante.

La perspectiva provida defenestrada del debate por nosotros mismos

Mucho más preocupante resulta el borrado del testimonio provida cuando se trata la objeción de conciencia. Al aceptar el marco ideológico que relega la cuestión de la vida del nasciturus a un asunto que no rebasa la esfera de la opinión personal, estamos omitiendo el derecho a la vida como eje central del debate.

Aceptando el marco actual del debate de la objeción de conciencia, pasamos de defender el derecho a vivir a conversar sobre el encuadre de la ley positiva para amoldar este escollo que suponen los objetores de conciencia, aquellos bichos raros que en su abyecto corazón son incapaces de aceptar la irrebatible y cientifiquísima verdad del aborto como derecho absoluto de la mujer por su moral extremista y medieval fundada en el catolicismo hardcore de la Inquisición.

Al igual que una casa ha de empezar a construirse por los cimientos, el trasfondo de la objeción de conciencia en caso del aborto no debería ser ya la libertad individual, puesto que defendemos una premisa objetiva cuya realidad no es opinable: el derecho a nacer de un individuo de pleno derecho.

Si bien es cierto que la libertad ideológica no es un tema inconexo o baladí, ésta no puede superponerse al valor inquebrantable de la vida de los más indefensos. Es este el axioma base, y no otro, desde el que se debe partir para no caer en la trampa del relativismo que está engullendo hoy por hoy todo el panorama político y moral occidental.

Dicho esto, la invisibilización del argumentario provida también la han precipitado los mismísimos sectores conservadores o, más actualmente, liberal-conservadores. Han abandonado cualquier iniciativa en el ámbito político y económico para intentar frenar o aliviar la tragedia del aborto en España.

Y, por si fuera poco, ni se han molestado en urdir un relato sólido y absorbente en torno a esta cuestión, descosiendo por completo su programa político de atrevimiento alguno para convertirse en un esqueleto raquítico e insustancial cuya única actitud reivindicativa se basa en los numeritos del PIB y en ocasionales consignas europeístas igual de vacuas.

A excepción de unas cuantas organizaciones desperdigadas por el territorio nacional y un par de curas que escriben en Internet al respecto, la defensa de la vida ha quedado como un reducto residual en el debate social y político español.

Por desgracia, visto el espíritu de los tiempos y su escasa y pusilánime oposición, cabe adivinar que también la objeción de conciencia en algún momento acabará por enterrarse tras un silencioso sepelio en el que tan sólo se entreoirán las discrepancias de una voz trémula y trastabillante ahogada en el abatimiento y la resignación.

1 comentario en «La amenaza a la objeción de conciencia y el borrado del derecho a la vida»

Deja un comentario

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

¡Compártelo con tus conocidos! Compartir es vivir.

Contenido

Artículos

Libros

Medios

Vídeos

Entrevistas

Imágenes

Diseños

Páginas

Inicio

Política de privacidad

Aviso Legal

Boletín mensual

Suscríbete para recibir nuestras noticias, peticiones, conferencias y publicaciones mensuales. Todo esto una vez al mes.